Saltar al contenido
Todo lo que quieres saber de Belleza y Estetica – FAQ – TIPS

Los beneficios del deporte para la belleza y salud de la piel — 7 TIPS —

No es ninguna novedad que el ejercicio sea excelente para el corazón, los pulmones y la mente. Aquí hay otra razón para ponerse en movimiento: el ejercicio regular es una de las claves para una piel sana.

  1. El deporte estimula la circulación sanguínea, recibiendo más oxígeno y nutrientes. Al aumentar con esto la producción de oxígeno los nutrientes llegarán mejor hasta la piel y hasta el cabello
  2. El sudor aumenta la temperatura corporal, favoreciendo la eliminación de suciedad en la piel, limpiándola de puntos negros y acné. El resultado es una piel más limpia y luminosa.
  3. Mejora el brillo y color de la piel. Gracias al aumento de oxígeno que se produce nuestro organismo durante la práctica deportiva.
  4. El colágeno se mantiene en mejores condiciones cuando se practica ejercicio físico regularmente, y ya sabemos los beneficios del colágeno yo que repercute en la firmeza y tersura de la piel.
  5. Además, hacer ejercicio ayuda a reducir el estrés 
  6. El deporte nos ayudara a dormir mejor por la noche. Y dormir es un gran tratamiento de belleza: repara los daños del día y evita ojeras y bolsas.
  7. El deporte es extraordinario contra la retención de líquidos y problemas vasculares y por consiguiente para la piel dado que combate la celulitis y varices.

Tendemos a centrarnos en los beneficios cardiovasculares de la actividad física, y esos son importantes. Pero cualquier cosa que promueva una circulación saludable también ayuda a mantener la piel sana y vibrante.

Si tiene afecciones dermatológicas como acné, rosácea o psoriasis, es posible que deba tener especial cuidado para mantener su piel protegida mientras hace ejercicio. Pero no deje que los problemas de la piel le impidan mantenerse activo. Este es el por qué.

Al aumentar el flujo sanguíneo, el ejercicio ayuda a nutrir las células de la piel y mantenerlas vitales. La sangre transporta oxígeno y nutrientes a las células activas de todo el cuerpo, incluida la piel. Además de proporcionar oxígeno, el flujo sanguíneo también ayuda a eliminar los productos de desecho, incluidos los radicales libres, de las células en funcionamiento. Contrariamente a algunas afirmaciones, el ejercicio no desintoxica la piel. El trabajo de neutralizar las toxinas pertenece principalmente al hígado. Pero al aumentar el flujo sanguíneo, una serie de ejercicio ayuda a eliminar los desechos celulares del sistema

Puedes pensar en ello como limpiar tu piel desde adentro.

También se ha demostrado que el ejercicio alivia el estrés. Y al disminuir el estrés, algunas condiciones que pueden verse agravadas por el estrés pueden mostrar alguna mejora. Las condiciones que pueden mejorar cuando se reduce el estrés incluyen el acné y el eccema. Aunque los investigadores todavía están investigando el vínculo entre el estrés y la piel, los estudios muestran que las glándulas sebáceas, que producen aceite en la piel, están influenciadas por las hormonas del estrés.

El ejercicio regular ayuda a tonificar los músculos, por supuesto. Eso no tiene un efecto directo sobre la piel, dicen los dermatólogos. Pero los músculos más firmes definitivamente te ayudan a verte mejor en general.

Sin embargo, a pesar de todos sus muchos beneficios, el ejercicio puede presentar riesgos para la piel. Afortunadamente, proteger tu piel es fácil.

El principal peligro si hace ejercicio al aire libre es la exposición al sol. Las quemaduras solares aumentan el riesgo de cáncer de piel y envejecen rápidamente la piel, borrando cualquier beneficio que su piel pueda obtener del ejercicio. El mejor consejo es evitar hacer ejercicio al aire libre durante la hora pico de sol, entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

Sin embargo, si tiene que hacer ejercicio durante la temporada alta de sol, use protector solar. Muchos atletas son reacios a ponerse protector solar porque les entra en los ojos cuando sudan y pican. Pero ahora hay disponibles nuevos protectores solares con pH balanceado que no pican. Si tiene la piel naturalmente grasa o problemas de acné, elija un gel o un producto sin aceite o la última innovación, polvos con protección solar.

Sin embargo, no cuente solo con el protector solar para protegerlo. La sudoración puede eliminar el protector solar que se ponen los atletas y hay evidencia de que la sudoración en realidad aumenta la posibilidad de quemarse. Para mayor protección, use ropa que cubra la mayor cantidad de piel posible y un sombrero para dar sombra a su rostro, si es posible.

Otro problema de la piel que puede surgir durante la actividad es el roce, que puede provocar erupciones. Para las personas propensas al acné, la irritación y el aumento de la transpiración causados ​​por la ropa de entrenamiento ajustada pueden conducir a una forma de acné llamado acné mecánico. Las dos claves para la prevención son usar ropa que absorba la humedad, como sujetadores y sombreros, para mantener la piel más seca y fresca y ducharse inmediatamente después de hacer ejercicio. Usar ropa de ejercicio holgada también puede ayudar. Asegúrese de que su piel esté limpia antes de hacer ejercicio para evitar los poros obstruidos que conducen al acné. Evite usar maquillaje cuando haga ejercicio. Después de la ducha, aplique un humectante o polvo calmante para la piel para ayudar a prevenir la irritación de la piel.

Varias otras afecciones de la piel pueden exacerbarse con la actividad física, como la rosácea, el eccema y la psoriasis. Esa no es razón para no hacer ejercicio, dicen los dermatólogos. Los beneficios del ejercicio superan cualquier problema temporal que pueda causar. Y existen estrategias sencillas para prevenir los brotes cuando hace ejercicio.

Para los que sufren de rosácea, el aumento de la temperatura corporal y el enrojecimiento de la piel que acompañan al ejercicio pueden causar brotes. La mejor estrategia, es hacer ejercicio en un ambiente fresco. Una de las mejores opciones es nadar, ya que el agua mantiene la piel fresca incluso cuando aumenta la temperatura corporal. (Sin embargo, asegúrese de hidratar su piel después, ya que el cloro tiene un efecto de secado). Caminar a paso ligero en un centro comercial con aire acondicionado o esperar hasta el fresco de la noche para trotar al aire libre son otras buenas opciones. Si se ruboriza y se sobrecalienta mientras hace ejercicio, aplique compresas frías en las áreas problemáticas de la piel inmediatamente después de su entrenamiento.

Las personas que sufren de eccema o psoriasis también pueden experimentar brotes después de una actividad intensa, generalmente causada por la sal de la transpiración. Es recomendable aplicar una crema hidratante antes de un entrenamiento para protegerse del sudor. Tenga especial cuidado de hidratar los brazos y las piernas y las áreas con pliegues en la piel, como las axilas y la ingle. Si es posible, haga ejercicio en un ambiente fresco para reducir la transpiración y la necesidad de ducharse después del ejercicio. Lavarse con demasiada frecuencia puede causar sequedad y exacerbar el eccema y la psoriasis.

La actividad física definitivamente puede representar un desafío, pero alentamos a todos nuestros pacientes con psoriasis y eccema a que hagan ejercicio para mejorar su salud en general. A pesar de los brotes ocasionalmente temporales, los resultados se ven a largo plazo.